Tejer el Manto es una obra de arte procesual, que se crea en una serie de talleres con colectivos femeninos de distintas procedencias sociales, culturales, etarias, de orientación sexual, y religiosa. Un manto simbólico que busca en su realización, reparar en lo individual, y unir en lo colectivo.

Cada participante realiza su propio manto dentro de un patrón circular, sobre el cual elabora y crea con absoluta libertad técnica, estética y temática, trabajando algún tema de su propia vida en el marco de un taller en el que se unen el yoga y la creación. Esto propicia y sostiene, posibilitando que cada quién pueda conectar con su “tema esencial” y dejarlo en su manto, reparando a nivel sicológico y emocional, temas de su propia historia.

Collage Proceso Tejer el Manto

El proceso, el encuentro y el trabajo colectivo, forman parte de la obra, remitiendo a algo ancestral, propio del universo femenino.

Luego, los mantos individuales se unen creando una única pieza, un GRAN MANTO, metáfora de la diversidad, la integración y la potencia de lo femenino. Que busca, a nivel colectivo, propiciar  encuentros de identidades múltiples, realidades fragmentadas, de distintos retazos sociales, culturales, regionales, políticos y así generar una unión que sustente la multiplicidad de modos que hoy adquiere lo femenino y que nos atraviesan. Juntarlos en una sola pieza, metáfora de la integración en este tiempo y espacio actual.

Fotos de Tejer el manto / florenciaflanagan.com: Eduardo Baldizán, Florencia Flanagan, Lucía Garibaldi, Celeste Rojas y Nacho Seimanas.